Política de cookies

Este sitio utiliza cookies. Al navegar por el sitio, usted está consintiendo su uso. Conocer más

Entendido
Menu
ES
Seleccione el idioma
Carrito de compra
0 Productos € 0,00

Arte


Joana Vasconcelos - Miguel Domingos / Unidad de Proyectos © Infinite.

¿Cual es el significado que quiere lograr con el uso de artefactos en sus trabajos referentes al arte tradicional portuguesa?

Al igual que otros aspectos de mi subjetividad, el hecho de ser portuguesa limita la forma en la que me relaciono con el mundo. Sin embargo, este particularismo es sólo un punto de partida para articular temas universales, porque lo que me interesa es el diálogo entre tradiciones y experiencias, entre lo que es portugués y lo que se hace en todo el mundo y esta yuxtaposición de referencias locales y globales. En el fondo, lo que es realmente importante es comunicar más allá de las fronteras.

 

¿Cuál es el valor icónico del zapato hecho con cacerolas de Silampos?

La serie de zapatos hechos con cacerolas Silampos tiene una vasta carga simbólica, partiendo incluso de los títulos de estas obras, que remiten a personajes femeninos icónicos (Marilyn, Cenicienta, etc.) y pasando por la asociación improbable entre las cacerolas y el zapato de tacón alto, así los papeles contrastantes de la Mujer en la sociedad, independientemente de su origen: el desempeño social y el doméstico. La gran familiaridad de la marca Silampos sirve también para acercarse más íntimamente al público.

 

¿Como usuario lo que le gusta más en la marca Silampos?

Tanto en el uso doméstico normal y como artista, admiro la forma en que imprimen en la memoria colectiva de los portugueses y, más que una marca, se ha convertido en un sinónimo de sus propios productos en Portugal.

 

En 2007 Silampos comenzó a suministrar a la artista contemporánea Joana Vasconcelos las ollas que dieron vida a una serie de zapatos con cerca de 3 metros de altura.

Es la primera artista portuguesa a exponer en el Palacio de Versalles en París. En esta exposición, que fue inaugurado el 19 de septiembre de 2012, se decidió a "dialogar con la historia y la estética del lugar, cruzándolas con las técnicas tradicionales portuguesas, un homenaje a las mujeres que vivían allí y cambiaron el curso de la historia."